Castilla y León prohíbe matar y ¿lancear? al Toro de la Vega

El Consistorio tendrá ahora que adaptar el reglamento del encierro y enviarlo después a la Junta. “Y no aprobaremos ninguno que permita que se hiera al morlaco para matarlo”, ha sentenciado el consejero de Presidencia.

La izquierda ha recibido este jueves con satisfacción la supresión del formato actual del Toro de la Vega. Pese a que la norma no impide la celebración de esta fiesta, sí prohíbe que el animal muera alanceado.

La Junta de Castilla y León, en manos del PP, ha anunciado este jueves la aprobación de un decreto ley que prohíbe dar muerte en público al Toro de la Vega. Una iniciativa que, según ha explicado a EL PAÍS el consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, impedirá también infligir al morlaco cualquier herida que tenga por objeto acabar con su vida. “Por tanto, no se permitirá lancearlo”, ha detallado el representante del Ejecutivo, que ha anunciado que la norma entrará en vigor “este mismo” viernes.

“Había dos salidas: proteger la tradición o prohibirla. Y yo creo que las tradiciones hay que adaptarlas a la sociedad actual, a la sensibilidad y cultura del siglo XXI para que perduren en el tiempo”, ha subrayado Santiago-Juárez en una comparecencia pública, tras anunciar la aprobación del decreto ley, calificado este mismo jueves como “hito” por los detractores del encierro medieval, celebrado cada año en septiembre en Tordesillas (Valladolid). “Acabar con el Toro de la Vega es el principio del final del resto de festejos taurinos”, ha vaticinado Laura Duarte, portavoz del Partido Animalista (Pacma).

La norma del Gobierno regional especifica que, en Castilla y León, “queda prohibido dar muerte a las reses de lidia en presencia de público en espectáculos taurinos populares y tradicionales”. En este sentido, el texto entiende por festejos “populares” a aquellos donde se usan a los animales para “ocio y recreo de la ciudadanía”: como los encierros urbanos, de campo o mixtos; vaquillas, capeas o probadillas. Y detalla que los “tradicionales” son aquellos con un “arraigo social” en una localidad y que se viene celebrando desde hace más de 200 años.”De este último tipo, hay 13 en Castilla y León. Y el Toro de la Vega es el único donde se da muerte al toro en presencia del público”, ha remachado este jueves Santiago-Juárez.

EL DECRETO LEY, AL DETALLE

Muerte en privado. El decreto ley impide el sacrificio en público del toro, pero no en privado tras acabar los festejos. “Se le matará igual que se hace en todos los encierros”, ha dicho este jueves Santiago-Juárez, que ha añadido que con esta nueva norma “se protege una tradición de hace más de 500 años, pero adaptada a la actualidad”. “Porque la otra salida era prohibirla”, ha apostillado el consejero.

La policía. El texto prevé que las fuerzas de seguridad puedan dar muerte al animal con público si se escapa del recorrido: “Para evitar un riesgo mayor”.

Pero, esta nueva normativa, ya se ha topado de frente con los defensores del festejo medieval. El Ayuntamiento de Tordesillas ha anunciado que la recurrirá ante los tribunales. Según el alcalde, José Antonio González (PSOE), y el portavoz local del PP, Miguel Ángel Oliveira, basarán su ofensiva judicial en que el decreto contraviene el espíritu de la Ley que regula la tauromaquia como Patrimonio Cultural. “Trabajaremos para que el toro de la Vega se celebre como durante estos 500 años”, ha apostillado el regidor. El Consistorio tendrá ahora que adaptar el reglamento del encierro y enviarlo después a la Junta. “Y no aprobaremos ninguno que permita que se hiera al morlaco para matarlo”, ha sentenciado el consejero de Presidencia.

La izquierda ha recibido este jueves con satisfacción la supresión del formato actual del Toro de la Vega. Pese a que la norma no impide la celebración de esta fiesta, sí prohíbe que el animal muera alanceado. Pedro Sánchez, líder del PSOE, ha calificado la medida como una “muy buena noticia”. Y Pablo Iglesias (Podemos) ha asegurado que esta iniciativa “era un clamor social en España”. Pese a ellos, Ecologistas en Acción llamó a la prudencia: “Igual que los políticos modifican una norma, por las reacciones pueden volver a hacerlo en el otro sentido”. En 1964 se prohibió la muerte del morlaco en Tordesillas y en 1977 se volvió a autorizar —aunque, en la práctica, solo fue efectiva esta decisión entre 1966 y 1970—.

El Toro de la Vega se celebra cada año en medio de la polémica por las reacciones que suscita entre sus seguidores y detractores. Pacma organizó, el pasado septiembre, una marcha en Madrid donde miles protestaron contra este encierro, que en 1980 fue declarado como Fiesta de Interés Turístico Nacional. Además, la formación entregó 120.000 firmas a Pedro Sánchez para que presionase al regidor de Tordesillas para que anulara esa tradición que tildaron como “uno de los festejos más crueles”.

“En tres de los últimos seis años no se ha declarado un triunfador porque no se habían respetado las reglas del propio torneo”, ha añadido el Gobierno de Castilla y León. De hecho, así pasó con Rompesuelas, el morlaco que murió en la vega de Tordesillas en 2015. Cayó abatido tan solo 20 minutos después de empezar el festejo. Y el jurado declaró “nula” la muerte por incumplimiento del reglamento. “Para nosotros es importantísimo acabar con el Toro de la Vega porque es acabar con un icono”, ha concluido Duarte.

VER NOTICIA EN EL PAIS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s