Los riesgos derivados del TTIP para la agricultura europea. Amigos de la Tierra.Abril 2016

Los modelos predicen que el TTIP aumentará la importación de alimentos y productos agrícolas de EE. UU., causando un posible detrimento para los agricultores comunitarios y suponiendo una amenaza potencial para sectores completos). Los productores que suministran a la UE desde otras regiones del mundo también podrían sufrir pérdidas debido a un desplazamiento del comercio en favor de los productores estadounidenses.

Las asociaciones no gubernamentales y organizaciones agrícolas han expresado su preocupación por que el TTIP conduzca a una mayor intensificación y concentración corporativa de la agricultura a ambos lados del Atlántico. Los consumidores y la protección medioambiental también podrían verse afectados, ya que tanto el gobierno estadounidense como las organizaciones de productores están pidiendo abiertamente que la UE reduzca la protección en áreas como la aprobación de alimentos transgénicos, la normativa de seguridad en el uso de pesticidas y las prohibiciones relativas a hormonas y lavados de patógenos en la producción de carne .

El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) es un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos que pretende equiparar las normativas a ambos lados del océano.

En pocas palabras, es el nuevo caballo de troya. La Comisión Europea, el Gobierno Estadounidense y las grandes empresas están vendiéndonos el acuerdo como el antídoto definitivo contra la crisis. Sin embargo están ocultando una pérdida de derechos sin precedentes.

 

¿Qué implica?

Una rebaja aún mayor de derechos y más privatizaciones para la ciudadanía europea. Quieren eliminar las barreras al comercio para crear un gran mercado que beneficie a las grandes empresas. Pero estas barreras regulan y protegen nuestros derechos sociales y ambientales.

¿Cómo se está negociando?

En completo secreto. Desde junio de 2013, la Comisión Europea, el Gobierno estadounidense y los grandes lobbies empresariales se reúnen a espaldas de la sociedad para negociar las condiciones del tratado.

¿Cómo te va a afectar?
  • Aumentarán los recortes en derechos laborales. En EEUU los convenios de la Organización Internacional del Trabajo ni siquiera están reconocidos.
  • La privatización de los servicios públicos irá a más y contará con muchísimas más facilidades: sanidad, educación, agua…
  • Las grandes empresas contarán con más privilegios. Si en algún momento operan en la UE y consideran que su rentabilidad no era la esperada, tendrán la capacidad de demandar a los Estados exigiendo indemnizaciones millonarias, por supuesto, procederán de dinero público.
  • Alimentos, medicamentos y otros productos no se someterán a los controles actuales. Comeremos alimentos con transgénicos, hormonas, cloro y un largo etcétera sin saberlo.
  • El fracking tendrá vía libre. Esta técnica para extraer gas, tan dañina para la salud y el medio ambiente, se implantará con gran facilidad. Además importaremos este gas desde EEUU, lo que pondrá en riesgo los objetivos de la UE para frenar el cambio climático.
¿Podemos pararlo?

, lo tenemos muy claro. Tenemos tiempo, pero necesitamos movilizarnos.

Sobran los argumentos para decir NO al TTIP. Dependemos de nuestro medio ambiente, del aire limpio que respiramos, de la biodiversidad que nos alimenta y depura nuestra agua. No podemos alimentarnos de petróleo, de aguas contaminadas, ni de CO2. Tampoco del dinero que amasan las grandes empresas que en ambos continentes están presionando para que los gobiernos destruyan los medios de vida de los ciudadanos.

Los modelos predicen que el TTIP aumentará la importación de alimentos y productos agrícolas de EE. UU., causando un posible detrimento para los agricultores comunitarios y suponiendo una amenaza potencial para sectores completos). Los productores que suministran a la UE desde otras regiones del mundo también podrían sufrir pérdidas debido a un desplazamiento del comercio en favor de los productores estadounidenses.

Las asociaciones no gubernamentales y organizaciones agrícolas han expresado su preocupación por que el TTIP conduzca a una mayor intensificación y concentración corporativa de la agricultura a ambos lados del Atlántico. Los consumidores y la protección medioambiental también podrían verse afectados, ya que tanto el gobierno estadounidense como las organizaciones de productores están pidiendo abiertamente que la UE reduzca la protección en áreas como la aprobación de alimentos transgénicos, la normativa de seguridad en el uso de pesticidas y las prohibiciones relativas a hormonas y lavados de patógenos en la producción de carne .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s