Podemos es la crisis. Juan Domingo Sánchez Estop

La crisis de Podemos no es una novedad. Desde el principio esta organización conoció una crisis larvada, derivada de la tensión originaria entre sus tres componentes: el grupo de comunicación política de Iglesias, Errejón y Monedero, el partido Izquierda Anticapitalista (IA) y un tercer componente difuso de ciudadanía politizada por el 15M. La coexistencia de los tres sectores nunca fue fácil: dos grupos relativamente coherentes pugnaban por la hegemonía interna, mientras el tercer sector se mostraba reacio a aceptar el concepto mismo de mando interno e incluso la idea de representación. La tensión fue permanente, y hasta cierto punto fructífera en los primeros meses, hasta que la asamblea de Vistalegre aprobara, en condiciones de inmensa desigualdad entre los distintos sectores y bajo el control del grupo mediático, una plataforma que propugnaba un asalto electoral a las instituciones, cuyo primer momento resultó ser el asalto dado por Pablo Iglesias y sus fieles a la propia organización.

La necesidad de disciplinar la multiplicidad dentro de la organización inherente a la estrategia de Vistalegre se tradujo en una relativa marginación del componente Izquierda Anticapitalista y la reducción a la insignificancia de los círculos, rápidamente sustituidos por una sobreabundancia de “consejos ciudadanos” controlados por la tendencia de la dirección a través de sus “secretarios generales”. Podemos se convirtió así en una organización burocratizada hasta el ridículo con una inmensa profusión de cargos de pomposa denominación y probada fidelidad. Se trataba después de Vistalegre no de constituir una organización con una amplia base social, sino de neutralizar lo más posible al sector 15M y, secundariamente, al sector IA, para dejar el campo libre al grupo mediático-electoral convertido en dirección. Se trataba, pues, de que no llegase a constituirse un auténtico partido democrático de masas.

PODEMOS SE CONVIRTIÓ ASÍ EN UNA ORGANIZACIÓN BUROCRATIZADA HASTA EL RIDÍCULO CON UNA INMENSA PROFUSIÓN DE CARGOS DE POMPOSA DENOMINACIÓN Y PROBADA FIDELIDAD

El grupo mediático-electoral imprimió su estilo a la organización, silenciando todo debate político y reiterando consignas en las que se insistía con impúdica frecuencia en la excepcionalidad y la entrega del grupo dirigente, presentado como “los mejores”, y se afirmaba de sus miembros que “se están dejando la piel”. Los análisis de coyuntura electoral elaborados en el secreto de los órganos directivos fueron la única elaboración teórica, jamás sometida a ningún tipo de debate, de la dirección de Podemos. La tecnicidad de estos análisis y la supuesta capacidad de un equipo “muy bien formado” sirvieron de justificación a una división de la organización en dos sectores: una dirección que funciona como una empresa de comunicación político-electoral y una base dispersa que funciona como público o audiencia. La vida orgánica de Podemos más allá de esta relación empresa-público ha sido casi inexistente. Solo en algunos casos, sólidos movimientos ciudadanos incorporados a Podemos pero con trayectoria anterior propia pudieron, a nivel local, mantener algo de lo que fue el Podemos inicial. Muchos círculos quedaron desiertos al haber perdido toda utilidad como lugares de debate y de autoorganización política. De los componentes iniciales de Podemos solo conservó visibilidad la dirección y, en menor medida, el sector representado por Anticapitalistas (denominación de IA tras el abandono de su condición de partido autónomo). Todo esto se justificaba por la urgencia extrema de una guerra relámpago.

Sin embargo, la realidad electoral fue mostrando, de un proceso electoral a otro, los límites de la hipótesis de la dirección, también los límites del durísimo contrato contraído con las bases: silencio y obediencia a cambio de la garantía de un triunfo electoral que precipitaría el cambio. Los desmentidos sucesivos infligidos por la realidad a la estrategia de asalto y al verticalismo casi militar de la organización dieron ocasión a que se manifestaran diversas iniciativas pluralistas y de apertura. Desde Abriendo Podemos hasta Ahora en Común sectores internos a Podemos o situados en su entorno inmediato intentaron lanzar un debate sobre la necesidad de pluralismo interno y externo, de democracia y de confluencia. Estas iniciativas se encontraron con el más absoluto desprecio por parte de la dirección. Sin embargo partían de una evidencia palmaria: los buenos resultados de las municipales en los que se produjeron amplias confluencias contrastaban con el fracaso relativo de Podemos que, presentándose en solitario a las autonómicas, no consiguió resultados suficientes para gobernar ninguna comunidad autónoma, aunque tuviera buenos resultados en Aragón o en Madrid.

Esta situación ponía a Podemos ante una alternativa estratégica: o bien mantener el monolitismo y, no pudiendo superar al PSOE, servir a este de complemento para constituir una mayoría de gobierno, o bien abrirse a amplias confluencias que permitieran mantener una perspectiva de desbordamiento social y electoral dirigido al inicio de un proceso constituyente. La primera de estas opciones la personifica Íñigo Errejón, quien la sostiene teóricamente con argumentos extraídos del neo-populismo de Ernesto Laclau. La segunda no tiene representación en la dirección, pero está presente dentro de Podemos y su entorno a través de muy variados exponentes, como una permanente exigencia de democracia interna y apertura exterior, en cierto modo, una exigencia de retorno al principio, a los orígenes.

LAS DISPUTAS INTERNAS HAN TENIDO LUGAR EN LA MÁXIMA OSCURIDAD SIN QUE SE DIERA LA MÁS MÍNIMA EXPLICACIÓN POLÍTICA, NI EXISTIERA EL MÁS REMOTO ATISBO DE DEBATE PÚBLICO

El fracaso de la hipótesis gobernista basada en la aceptación de la subalternidad respecto del PSOE y en el mantenimiento de una estructura de mando vertical se hizo patente en el discurso de Pablo Iglesias que llegó a mentar sacrílegamente la “cal viva” que manchaba las manos de Felipe González. Después de eso es difícil dar marcha atrás. El discurso precipitó una avalancha de dimisiones de miembros del Consejo Ciudadano madrileño y, en respuesta a estas orquestadas dimisiones, condujo a la destitución por parte de Pablo Iglesias del muy errejonista secretario de Organización de Podemos. Estas disputas internas han tenido lugar en la máxima oscuridad sin que se diera la más mínima explicación política, ni existiera el más remoto atisbo de debate público. Se trata por consiguiente de una disputa interna a la burocracia de la organización, que Pablo Iglesias ha intentado resolver por medios burocráticos proponiendo como nuevo secretario de Organización a quien fuera el principal adversario político de sus tesis en Vistalegre, Pablo Echenique.

Echenique se encuentra ante una tarea difícil, pues ya hay muchas estructuras y relaciones de poder no democráticas consolidadas en Podemos. También ha sido difícil el clima en que han vivido los afiliados de esta organización entre disputas de poder, purgas casi chekistas y ausencia casi total de debate y reflexión públicos. Se respira en amplios sectores de la organización un aire de deshielo tras el período de hegemonía errejonista y de verticalismo organizativo. La profusión de estructuras burocráticas y de lealtades hará difícil el cambio y también será un obstáculo la falta de una cultura de debate público. Podemos solo podrá abrirse a la realidad social, transformarse y recuperar pluralismo mediante un combate que se encontrará con feroces resistencias, tanto internas como externas. Ni los intereses internos ni los poderes políticos y mediáticos externos facilitarán la operación. Por otra parte, la falta de instrumentos intelectuales que no sean la estadística electoral o la repetición del mantra laclausiano es un importante obstáculo epistemológico al necesario autoanálisis que deberá realizar la organización para superar su crisis y encarar una nueva época una vez superadas la provisionalidad y la excepción permanentes.

La “buena” noticia es que la crisis en la España y la Europa actual sigue siendo irrepresentable y que Podemos sigue siendo el nombre de la incapacidad por parte del sistema de representar y legitimar la crisis. La crisis no es un mero desajuste de un automatismo económico o político, sino el resultado de la resistencia social del nuevo trabajador flexible y precario que, tras la crisis del neoliberalismo, afirma sus necesidades de reproducción material frente a la deuda y la austeridad. La crisis generada por esa resistencia no está resuelta y se expresa, al menos desde el principio de la primera década de este siglo, en movimientos sociales más o menos visibles o más o menos sordos y discretos, a través del 15M o de formas paradójicas de representación política cuyo cometido fundamental es bloquear toda posibilidad de representación y justificación política de la crisis. La mejor muestra de esta desrepresentación dentro de las formas de la representación política es la irrupción en las últimas Cortes de una nueva generación, portadora de un lenguaje y un estilo marcados por el 15M y la cultura de la precariedad.

Existe dentro de Podemos o se expresa a través de Podemos un potente rechazo a la crisis y a la representación. Existe también –no cabe ignorarlo– una potente tentación “gobernista”,  una voluntad de gestionar y representar la crisis en alianza con partidos “respetables”. La contradicción entre estas dos almas es inevitable, pues es el nervio de la paradoja constituida por un partido que lleva a la esfera de la representación la voz y hasta los cuerpos de quienes gritaban en Sol hace apenas cuatro años: “Que no nos representan”. Será necesario todo el saber de un físico como Pablo Echenique para orientar la necesaria reorganización, en clave de pluralismo y complejidad,  de este complejo y paradójico espacio político.

Ver en CTXT Contexto y acción

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s