Burger King en Plasencia, ¿futuro o desastre? Dudas razonables

Hoy aparece en el Periódico Extremadura la noticia de que Burger King se instalará en el Parking del Carrefour.

Este tema es muy ilustrativo de la filosofía de fomento de la implantación de negocios, prebendas que ceden los ayuntamientos y las consecuencias de la reforma laboral para la calidad del empleo. Nos sirve para recordar un artículo de reflexión sobre este tema de nuestro candidato a alcalde Abel Izquierdo.

En la vida tenemos que tomar nuestras decisiones conforme a nuestros valores y en estos momentos en que las ideologías interesa que desaparezcan, merece la pena leer esta reflexión

Burger King en Plasencia, ¿futuro o desastre? Dudas razonables.

Parecería un contrasentido ir en contra de la instalación en Plasencia de un establecimiento de comida rápida como el “Burger King” y los anunciados veinticinco empleos. Este último argumento es el motivo de que desde el Ayuntamiento, con su Alcalde a la cabeza, se hacen trabajos propios de agencia inmobiliaria para la multinacional estadounidense.
Pero si por algo nos caracterizamos las personas de Izquierda es de reflexionar tranquilamente sobre las cuestiones concretas. La apertura de un local de esta multinacional viene siendo objeto de especulaciones de hace más de un año, en las que ese reclamo de creación de empleo ha variado al alza o la baja en función del avance de unas negociaciones opacas, de las que trasciende sólo lo que al equipo de gobierno interesa.
Desde las primeras noticias, los puestos de trabajo han fluctuado entre 50, 20, 60, 25…De igual forma que su ubicación lleva recorrida media ciudad: primero se barajaron las inmediaciones del centro comercial Carrefour, después las inmediaciones del Centro Universitario, ahora los terrenos junto a la Estación de Autobuses.
A qué se debe esta variación de empleo. ¿Quién dice la verdad, son 20 ó 50 ó 25 empleos? ¿Qué tipo de contratación tendrán los/as empleados/as, serán contrataciones por horas, qué condiciones tendrán estos empleos?.
Lo que parece claro es que las contrataciones se harán a través de E.T.T., un empleo destinado a personas jóvenes, por ser más dóciles en las condiciones de trabajo al carecer en gran medida de cargas familiares. Los responsables del local ¿permitirán que la plantilla se asocie libremente en una u otra organización sindical? ¿Es este el modelo de empleo que queremos, el que las 6.000 personas desempleadas en Plasencia necesitan?. Son las primeras preguntas que surgen.
¿A qué se debe el cambio de localización del negocio. Tiene que ver algo la proximidad de otra multinacional de la comida rápida en las inmediaciones del aparcamiento gratuito del Carrefour?
Si bien parece que la localización primera es la más beneficiosa tanto para la empresa, como para clientes, gran parte de las ventas de este tipo de restaurantes se hacen en ventanilla y en el emplazamiento último propuesto es imposible, ¿cómo afectará a sus ventas, repercutirá directamente en los empleos?. ¿Cómo afectaría la ubicación última a la circulación en las Avenidas Juan Carlos I y La Salle? ¿Si su ubicación definitiva será en la actual Estación de Autocares, como afecta al tráfico de la zona y a la entrada y salida de Autocares? ¿Puede un Burger King ayudar a que a Plasencia acudan más personas de otras localidades, y en qué medida?

¿Por tener más “variedad” las personas consumen más? ¿O ese consumo está directamente relacionado con el poder adquisitivo de las personas? Desde nuestro punto de vista, creemos que influye más lo segundo.
Por otra parte, el tipo de comida de estos establecimientos no es la recomendada por los más prestigiosos Organismos de Salud, por su alto contenido en grasas saturadas, directamente relacionadas con la obesidad, el aumento del colesterol y otras enfermedades. ¿Es el modelo de comida que queremos que nuestra juventud consuma?
Tampoco se ha estudiado cómo afectaría directamente la apertura de otro restaurante de comida rápida a la competencia local. ¿Se verán obligados a reducir su plantilla debido a la competencia en aras de abaratar costes debido a las menores ventas y un precio aún más ajustado, como promete el Burger King? ¿Puede afectar también a sus propietarios?
Según páginas web consultadas, hay en Plasencia más de veinte establecimientos con una gran variedad de comida, desde las pizzas a los kebab pasando por los típicos bocadillos, raciones y platos típicos, hamburguesas y pasteles, que ofrecen servicio a domicilio, encargos para recoger personalmente, además del consumo en el propio establecimiento.
Los establecimientos locales de comida, al ser en su mayoría propiedad de ciudadanos de Plasencia, en gran medida reinvierten sus ganancias en la propia Plasencia generando aún más consumo y más empleo. Si tenemos en cuenta que una multinacional donde el mayor número de inversores es de EEUU y que directamente la riqueza generada se marchará de la ciudad, de la comarca, incluso del país, cabe preguntarse qué es más beneficioso para la economía local.
¿Existe mecanismo posible para reinvertir la riqueza generada por este establecimiento sobre los generadores, es decir, sobre los consumidores y su entorno? ¿No nos empobrecerá aun más este tipo de negocios?
Y lo más importante, los productores, la industria y empresas auxiliares que nutren de materias a estos establecimientos, donde se genera el mayor número de empleos, cómo se verán afectados. Cuáles son los proveedores del Burger King, cuál es el poder de influencia de Burger King a los proveedores locales, si los hubiese, en qué condiciones adquiriría la materia a los productores y proveedores locales.
¿No estaremos permutando empleo con una cierta estabilidad y derechos laborales, por empleo en precario? ¿O directamente destruyendo empleo neto? Son dudas razonables, probablemente puedan surgir más, que nos hacen recelar del proyecto, porque como estamos viendo, el comercio y la hostelería locales están sacudidos de cierres permanentes, mientras al PP sólo se le ocurre tapar escaparates de negocios cerrados al tiempo que abre las puertas a multinacionales con las que las empresas locales no pueden competir.
El último emplazamiento para esta empresa que se conoce es de propiedad pública, reclamado en muchas ocasiones por la Asociacion de Vecinos del barrio para actividades sociales, a lo cual el Alcalde ha puesto siempre pegas.

La cesión de espacios públicos es un agravio contra las pequeñas empresas locales a las cuales nunca se les ha dado tantas facilidades.
Todo esto, siempre que no estemos ante otro “fantasma” empresarial como la famosa fábrica de camisas que nunca llegó a instalarse, o el fiasco de Monprint, del que la ciudadanía está pagando las consecuencias: de un lado, al perder un terreno de titularidad pública, de otro, por la inyección de dinero proporcionado por la Junta de Extremadura, es decir dinero de las extremeñas y los extremeños.

En Plasencia, a 27 de noviembre de 2014.

Abel Izquierdo Méndez.
Concejal IZQUIERDA UNIDA-VERDES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s